FIFA, Mundial 2019, Primera "A"

Por Nico Valado

FIFA anunció los países candidatos a organizar el Mundial Femenino 2023 y Argentina se encuentra en la lista junto a Australia, Bolivia, Brasil, Colombia, Japón, Corea del Sur (¿en conjunto con Corea del Norte?), Nueva Zelanda y Sudáfrica. Analizamos las posibilidades argentinas de recibir a la Copa del Mundo.

Claudio Tapia lo dice como a la pasada. “Recibimos una invitación de FIFA hace 15 días y Argentina se presentará para organizar el Mundial de 2023”. En ese momento oficializa algo que, hasta esa frase, era un secreto. A su izquierda está Sara Booth, jefa de competiciones femeninas de FIFA, y entre los dos se encuentra la verdadera protagonista. El presidente de la AFA hizo el anuncio sobre la candidatura argentina, para organizar el próximo Mundial Femenino, el último sábado 9 de marzo durante la visita de la Copa del Mundo al predio de Ezeiza. 10 días después, la FIFA publicó la lista oficial de países candidatos para recibir la cita global dentro de cuatros años.

Durante el Trophy Tour previo a Francia 2019, el presidente del fútbol argentino señaló respecto a la candidatura argentina: “Necesitamos el acompañamiento general y las inversiones porque nuestros estadios no son los mismos que están en Europa. Hay una gran deuda del fútbol argentino en general. Hay estadio que se vienen construyendo en provincias con mucho esfuerzo. Sin embargo, se necesitan aportes en infraestructura para poder estar a la altura de las circunstancias. No sólo soñamos con organizar el Mundial Femenino sino con otras competencias que están muy próximas y nos gustaría que Argentina sea Sede”.

El último estadio inaugurado en el país data de 2017 y es el Único de Villa Mercedes en San Luis. Con capacidad para 28 mil personas, el recinto cuenta con más ubicaciones que el Stade Oceane de Le Havre (25 mil) dónde Argentina se medirá con Inglaterra el próximo 14 de junio por el Grupo D de la Copa del Mundo. El último Mundial organizado en suelo argentino fue el Sub 20 en el año 2001 dónde Argentina se consagró por cuarta vez campeona del mundo. En aquella ocasión, la cita mundialista, contó con Sedes en el Estadio José Amalfitani, el Estadio Marcelo Bielsa (Coloso del Parque en ese momento) en Rosario, el Chateau Carreras de Córdoba, el Padre Ernesto Martearena de Salta, el Malvinas Argentinas en Mendoza y el José María Minella en Mar del Plata.

En tiempos dónde clubes cómo River Plate y Boca Juniors tienen en carpeta la construcción de nuevos estadios –o refaccionar los actuales-, las palabras de Tapia son claves para entender las chances argentinas. La infraestructura de los recintos es, al día de hoy, el déficit que puede presentar el país en sus posibilidades de hacerse finalmente con la organización del Mundial Femenino de 2023.

Un punto a favor de la candidatura Argentina es que el Mundial Femenino nunca llegó a Sudamérica. Sin embargo, nuestro país corre en desventaja frente a Brasil para la organización de la próxima Copa del Mundo. El país vecino cuenta con los Estadios que fueron Sede del Mundial 2014, incluso algunos especialmente construidos para aquella cita como el Arena Da Amazonia en Manaus. Además, la selección verdeamarela fue subcampeona en China 2007 y goza de gran popularidad en todo su territorio. Marta Vieira Da Silva, ganadora del balón de oro en 6 oportunidades, es ya una leyenda del fútbol femenino y tendrá 37 años para cuando llegue el 2023. ¿Será el tiempo de una última función en casa?

El resto de los candidatos

Sudáfrica, casa del Mundial Masculino 2010, cuenta con la ventaja que la Copa del Mundo Femenina tampoco visitó nunca el continente africano. Japón y Corea del Sur organizaron conjuntamente el Mundial 2002 pero China –también del continente asiático- tuvo la cita global femenina en el año 2007.

Nueva Zelanda organizó el Mundial Sub 20 masculino de 2015 mientras que Australia lo hizo en el año 1993. Colombia fue sede del Mundial Sub 20 de 2011 mientras que Bolivia (el cuarto sudamericano en la conversación) nunca tuvo a su cargo la organización de un competencia mundial.

Compartir