Celia Jiménez: entre fútbol, aviones y la igualdad de género

25/09/2020 | internacionales - Internacionales - Ligas Internacionales - Mundial 2019 - NWSL - NWSL - UWCL- Champions League Femenina - Mundial 2019 | Por 

La defensora de 25 años fue la primera española en ser seleccionada mediante draft en la NWSL. Además de disputar dos Copas del Mundo se recibió de Ingeniera Aeroespacial en la Universidad de Alabama.
En esta entrevista exclusiva con la flamante defensora del Olympique de Lyon, repasamos su camino y sus próximos desafíos en el equipo pentacampeón de la Champions League femenina.

por Lucio Orlando y Romina Sacher

Mucho antes de convertirse en el nuevo refuerzo del Olympique de Lyon, último pentacampeón de la Champions League, y futbolista habitual del seleccionado nacional, Celia Jiménez debió tomar una difícil decisión de dejar su España natal para emigrar en una nueva aventura en suelo norteamericano. Después de tener pasos por las filiales y planteles senior del Real Jaén y Sevilla durante los primeros años de su carrera, la defensora tomó la determinación de perseguir otro de sus sueños: estudiar ingeniería aeroespacial.

Esta decisión la llevó a cruzar el océano Atlántico, aterrizando en el campus de la Universidad de Alabama, reconocida institución educativa por sus programas deportivos en las diferentes ramas. “Desde chica tuve en claro que me gustaba la tecnología y la ingeniería”, recuerda la jugadora de 25 años sobre los inicios de su pasión por la nueva carrera en la que se estaba embarcando. 

______________________________________________________________________________

Rompiendo estereotipos

El amor descubierto en su niñez no solo estaba siendo alimentada al ver trabajar a su mamá como ingeniera aeronáutica, sino que también por la mentalidad que fue formando a medida que fue creciendo. La historia de su vida, como bien Celia explica, está basada en la abolición de las barreras de género impuestas por la sociedad: “Veo algo que tiene la etiqueta de “solo para hombres” y me dan más ganas de intentarlo. Me gusta romper con los estereotipos”.

Que nuestra sociedad le haya puesto ese título es simplemente una oportunidad para que nuestra sociedad la derroque, demostrando que ninguna actividad tiene género”, continúa haciendo referencia a que solo 3 de los 64 estudiantes en su clase de graduados eran mujeres.

Esta misma forma de afrontar los desafíos que presenta la vida también es aplicable a lo largo de su carrera cómo futbolista. Con apenas 14 años, Jiménez se comprometió junto a su madre a hacer dos horas en auto todos los días para poder ir a los entrenamientos porque no había clubes femeninos en su ciudad, dando por comenzada su carrera como profesional en el mundo del fútbol.

______________________________________________________________________________

Nombre completo: Celia Jiménez Delgado
Edad: 25 años
Posición Defensora
Selección Nacional Debut 2014
Partidos 13
Mundiales: Canadá 2015 , Francia 2019

______________________________________________________________________________

Quemando etapas (a la fuerza)

“He sido muy afortunada de tener el apoyo de mi familia. Esta personalidad mía se fue construyendo a base de estas experiencias, en un ambiente sano, seguro y en donde se me apoyaba. Creo que crecer con esta idea es lo que me ha permitido estar segura de mí misma y siempre querer más, reflexiona.

Por estas razones, el salto a la competencia universitaria y el balance que deben llevar a cabo los estudiantes-atletas no solo resultó ser algo fuera de lo común para ella, sino que también sirvió de alivio ante las presiones de no poder llevar a cabo una vida normal durante los primeros años de su adolescencia. 

“Siendo tan chica, yo ya estaba compitiendo y compartiendo vestuario con mujeres que tenían 25-27 años. Esos años donde estuve en España fueron enriquecedores por eso mismo. Me dieron la oportunidad de aprender algunas nociones y un poco de conocimiento que no correspondía con mi edad, analiza cómo una de las razones por la cual estaba preparada para superar los obstáculos propuestos por la universidad.

“Por eso al llegar a Estados Unidos, si bien la competencia cambió completamente, yo ya venía viviendo una situación bastante similar donde parece que el agua te llega al cuello y no sabes cuál va a ser la próxima decisión que tienes que tomar. Pude dejar de preocuparme de esas cosas y empezar a vivir cómo una adolescente en la universidad normal”, continúa.

La contención y espacios generados por la misma universidad fueron claves a la hora de alcanzar ambas metas propuestas por la jugadora. Según lo comentado por Celia, los atletas tienen un plus en los campus al ser considerados como una parte fundamental en el sistema educacional. De esta forma, se conforma un sistema en donde los departamentos deportivos fomentan y se preocupan de que sus jugadores tengan buenas notas en la carrera y de que los órganos estudiantiles se preocupen por los buenos resultados del programa atlético.

“En Alabama teníamos nuestro propio tutor, un comedor o una biblioteca particular solo por ser atletas dentro de la universidad”, expresa sobre las ventajas que proporcionaba el instituto y que además se extendían más allá del ámbito deportivo: “Poseen un buen programa de ingeniería aeroespacial donde teníamos un túnel de viento donde nos dejaban meter las maquetas de los aviones para probarlas”.

Al pasar a hablar de la relación entre sus estudios y el ámbito deportivo, reconoce que su personalidad la llevan a aplicar un “procedimiento de razón y lógica” en ambos aspectos de su día a día. Considerándose como una persona de números y realidades tangibles, busca diferenciar su forma de vivir el fútbol de una forma diferente a lo que usualmente se piensa con alguien qué es español.

______________________________________________________________________________

Ingeniería aplicada al fútbol

“Lo veo como si estuviera codificando: si el problema se puede solucionar, este va a ir por un camino. Si no tiene solución, entra en otro tipo de división. Es lo mismo cuando pierdo qué intento ser honesta conmigo misma y hacer una autocrítica”, denota sobre este proceso al cual considera fundamental para seguir creciendo cómo futbolista y persona, como también a la hora de mantener la cabeza fría al estar lejos de su familia

La sobriedad de ingeniera incluso la mantiene al hablar de sus referentes en las disciplinas deportivas. Marcando su diferencia entre deportista y futbolista, Jiménez contextualiza a sus heroínas en el mundo del fútbol femenino cómo aquellas que “deben tener valores, respetos y un espíritu sano pero competitivo”.

“Las personas que me han inspirado son aquellas mujeres que tienen esos valores, no tanto por las cosas que consiguieron, sino por la forma en que lo hicieron. Tuve la oportunidad de compartir camiseta con grandes como Megan Rapinoe, Shirley Cruz y Vero Boquete que no solo brillaron en las canchas, pero que además han hecho algo por la sociedad, expone de ejemplos sobre este tipo de atleta consciente del alcance de su plataforma para dejar su marca.

Finalmente, la defensora aludió a su nuevo capítulo al arribar al Olympique de Lyon a préstamo del OL Reign de la NWSL norteamericana: “Estoy muy emocionada por llegar. Creo que va a ser una experiencia enriquecedora. Cuando empiezas un proyecto nuevo, es bonito soñar y recibirlo con los brazos abiertos e ilusionados, pero también es necesario ser consciente del día a día”.

En cuanto a sus planes a futuro, Celia concluye que no es posible armar un listado de lo que le depara. “Ojalá que queden tantas cosas que no las pueda ni nombrar. Ese es el mejor sueño con el que podría sonar”, finaliza.

.

.

.

Si te gusta lo que hacemos y nos queres ayudar a sostenerlo, podés aportar invitándonos con un cafecito, para que podamos continuar desarrollando este espacio, haciendo click en el link de abajo.

¿NOS INVITÁS UN CAFECITO?