De Medellín para el mundo

23/01/2020 | AFA - argentinas en el exterior - Argentinas en el Exterior - Conmebol - Copa Libertadores - Entrevistas - Futbol Femenino Profesional - Huracan - internacionales - Internacionales - Liga Aguila Femenina - Primera "A" | Por 

Sofía Navarro es cordobesa y se desempeña actualmente como mánager del equipo femenino de Atlético Nacional de Medellín. En su visita a la Argentina, recorrió algunos clubes y participó de una charla junto a los planteles de primera y reserva femeninos de Huracán. Mano a mano con El Femenino, la heredera de Raúl Navarro planteó los desafíos y oportunidades que presentó su proyecto deportivo en Colombia.

El salón Horacio Ferrer del estadio Tomas Adolfo Duco recibió la visita de una de las mujeres más influyentes en el fútbol femenino en Sudamérica. Sofía Navarro, que desde el 2017 se desempeña cómo la gerente del Atlético Nacional Femenino de Colombia, participó de una conferencia dirigida a las futbolistas e integrantes del cuerpo técnico que integran los planteles de primera división y reserva de Huracán.

La hija de Raúl Navarro, arquero de la institución de Parque Patricios durante la década del ‘60, respondió las dudas de las futbolistas y medios presentes y relató su experiencia al desembarcar en Colombia y tener la posibilidad de desarrollar el fútbol femenino de uno de los clubes más importantes de ese país. 

“Me siento privilegiada porque Atlético Nacional apostó al proyecto que presenté para desarrollar y potenciar al fútbol femenino del club”, explicó Sofía sobre las posibilidades que surgieron luego de emigrar hacia el centro del continente y aclaró que para lograr consolidar el proyecto de profesionalización de un plantel femenino es “muy importante que las instituciones tengan un visión y objetivo claro sobre futuro de lo que quieren de esta disciplina”.

“En Nacional fui clara: Quería que los derechos que tienen los futbolistas hombres también los tuvieran las mujeres”, recalca en relación con el nuevo desafío que surgió en Colombia en base a su proyecto que, en solo dos años y medio, ya consiguió que el plantel femenino sea profesional, cuente con los mismos elementos de trabajo, utilice las mismas infraestructuras y lleve los mismos sponsors que su contraparte masculina.

La negativa que recibió de los clubes argentinos en base a sus nuevas ideas y conceptos obligaron a Navarro a buscar, en el exterior, un club con intenciones de desarrollar su plan: “Mi proyecto no lo pude llevar a cabo en Argentina porque todavía no estaba la iniciativa del fútbol femenino profesional. Por eso tuve que emigrar” explica.

A pesar de eso, Sofía admite y concluye que todavía tiene “la esperanza de que lo que hago allá lo vamos a poder traer acá al país”.

Luego de dar por concluida la conferencia, Navarro le dedicó unos momentos a responder las preguntas qué El Femenino tenía para ella: