Argentinas en el Exterior, Equipos, FIFA, Mundial 2019, Primera "A", Seleccion Argentina

Por Joaquín Alis

Borrello armó una linea de 5 en el medio que fue vital para que la Albiceleste contrarrestara el poderío Nipon. Con varios puntos altos y una figura rutilante, así evaluamos el rendimiento de las jugadoras nacionales:

Vanina Correa (7): Se mostró segura en un puesto que fue incógnita hasta último momento. Cortó bien los balones aéreos y respondió en dos remates con peligro de gol. En su tercer Mundial, Borrello confió en ella y cumplió.

Virginia Gómez (7): Su titularidad sorprendió y la lateral terminó haciendo un partido correcto. Bien ubicada en defensa para las japonesas casi ni pudieran entrar por su sector. Pasó poco al ataque pero con criterio y arrancó una jugada que después finalizó en remate Bonsegundo.

Agustina Barroso (8): Tremendo partido para la central del Madrid. Ganó todos los duelos individuales por arriba y por abajo; la revoleó cuando la tenía que revolear y jugó cuando tenía que jugar. Uno de los puntos más altos de la Albiceleste en el encuentro.

Aldana Cometti (8): Al igual que su compañera de zaga, una de las grandes responsables de que Japón no haya incomodado con claridad el arco argentino. Presencia y voz de mando en la defensa nacional. Recibió un codazo en el arranque del partido que podría haber sido de expulsión.

Eliana Stábile (7): Le tocó bailar con la más fea y cumplió. Japón buscó casi siempre por su sector y la lateral Xeneize se las pudo arreglar con la cooperación del repliegue de Banini. Quedó enganchada habilitando a Susagawa en la jugada más clara para las Niponas, por suerte Hasegawa no la vio. De todas formas la jugadora de Boca hizo un correcto partido.

Florencia Bonsegundo (7.5): Más sacrificio que juego para evitar que Sameshima pasara al ataque. La jugadora del Sporting Huelva tuvo un gran aporte defensivo por la banda derecha. En el segundo tiempo se animó en ataque y hasta generó una situación de gol entrando al área con pelota dominada. Gran encuentro para la oriunda de Morteros.

Miriam Mayorga (7.5): Tremendo despliegue de la volante de UAI Urquiza. Corrió y cubrió bien los espacios que dejaba Banini cuando se soltaba en ataque. “La Doc”, junto con Benítez, jugó simple y buscó a la 10 cuando Argentina tuvo la posesión de la pelota.

Lorena Benítez (8): Se paró en el medio del ‘triple 5’ que armó Borrello para contrarrestar la mitad de cancha Nipona. La volante de Boca estuvo bien ubicada en el bloque defensivo, fue la que más se asoció con Banini y se soltó en ataque cuando Argentina llegó al área rival.

Ruth Bravo (7): La que más corrió de las volantes centrales. Junto con Benitez y Mayorga no dejaron que ninguna mediocampista japonesa pudiera darse vuelta y pensar con la pelota en los pies. Mantuvo siempre el mediocampo equilibrado y bien ordenado para que Japón no encontrara espacios.

Estefanía Banini (9): Sin dudas, la gran figura del partido. Colaborando en el retroceso para armar la línea de 5 en el mediocampo y bloquear a la lateral derecha de Japón. La pisó, guapeó, gambeteó y le dio aire a las defensoras cuando tuvo la pelota. Además hizo amonestar a tres jugadoras Japonesas, partidazo.

Soledad Jaimes (7.5): Le tocó pelearla sola en la delantera con una Argentina que atacó poco en el partido. Cuando la pelota no llegaba, se inclinó hacia los costados y bajó para asociarse con Banini. Sobre el final del partido, hasta bajó a dar una mano en la defensa, gran sacrificio de la campeona de Europa.

Vanesa Santana (6.5): Le tocó entrar para marcar y mantener el orden en la mitad de cancha cuando las japonesas empezaron a venirse. Se acopló rápido en un mediocampo que venía respondiendo bien con el triángulo Bravo-Benítez-Mayorga.

Mariana Larroquette (6): Entró para darle aire al mediocampo cuando se cansó Bonsegundo y Sameshima empezó a soltarse. Casi ni participó en jugadas ofensivas pero estuvo bien replegada para ayudar a Gómez.

Mariela Coronel (6): Ingresó por Benítez para jugar su tercer Mundial y, al igual que Santana, el objetivo era mantener el orden y la agresividad en el mediocampo. En los pocos minutos que jugó, la Santiagueña se acopló bien y tuvo una correcta participación.

Compartir