“Sentí que era el momento de volver”

21/11/2019 | AFA - argentinas en el exterior - Futbol Femenino Profesional - Internacionales - Liga Aguila Femenina - Ligas Internacionales - Primera "A" - San Lorenzo | Por 

En su paso por los estudios de Radio La Red, Camila Gallea analizo su presente con la casaca de San Lorenzo de Almagro y sus pasos por el fútbol de Ecuador y Colombia.

Esta temporada te encuentra, luego de tu paso por el equipo ecuatoriano del Emelec, vistiendo la camiseta de San Lorenzo de Almagro, ¿Qué fue lo qué te motivó a elegir los colores de este club?

Siento que este año fue bastante agitado para mi. Los primeros tres meses del año estuve en Emelec, la segunda mitad de ese semestre estuve en el Juniors de Barranquillas y, lo que queda del año, me toca estar en San Lorenzo.

Estoy feliz porque son experiencias inolvidables. Jugar en el exterior te da un plus en cuanto a la madurez personal y deportiva porque te hace enfrentarte a millones de factores diferentes.

La experiencia del Emelec me marcó en lo personal. Porque si bien me fui a uno de los mejores clubes de Ecuador, sentí que me faltaba apoyo emocional.

¿Cómo se vivió desde adentro el intento de formar una liga profesional femenina en Ecuador?

Lo que pasó allá fue que ciertos clubes grandes del país apostaron fuerte al desarrollo de la disciplina pero el equipo del que yo formaba parte no formaba parte de ese grupo.

Si bien al tercer partido que jugué termine siendo capitana del plantel, yo no me sentía bien. Le tenía que pedir a mis papas que me mandaran plata y el cambio del dólar lo convertía en muchísima plata en Argentina pero muy poca para vivir en Ecuador.

Esas semanas en donde tenía que esperar a cobrar por parte del club me costaba mucho. Todas los días tenía que ver que comía y así yo no podía vivir.  

Y justo llegó golpeando a tu puerta una oportunidad una nueva oportunidad en tu lugar en el mundo, el Juniors de Barranquilla.

El momento en que decidí irme de Ecuador coincidió con la apertura del mercado de pases, a mediados de julio. Entre las ofertas que recibí, obviamente, la que resultaba más tentadora y la que sentía que tenía que volver ahí era la de Juniors porque me quedó la espina clavada del año pasado en donde por cuestiones del torneo, sentí que no pude cerrar un ciclo.

Por suerte, este segundo torneo que jugué con Juniors fue increíble. El trato que te dan, cómo te sentís vos en un club verdaderamente profesional. Se puede ver la igualdad que hay entre los planteles de fútbol masculino y femenino en cuanto a condiciones de trabajo. Tienen en cuenta pequeños detalles que te hacen sentir cómo una verdadera profesional.

¿Cómo es el torneo de fútbol femenino en Colombia?

Fue un torneo corto pero muy intenso. Es un torneo que por la intensidad que alcanza te gustaría jugarlo por el resto de tu vida pero, en un abrir y cerrar de ojos, se termina. Esa cuestión le termina jugando en contra a las futbolistas que no tienen la posibilidad de elegir jugar cuatro meses y el resto no porque no pueden mantenerse.

Por cuestiones políticas, existen muchas incertidumbres en cuanto al inicio del torneo y, en tu caso, el Juniors, que siempre fue uno de los equipos que mayor desarrollo le dio a la disciplina en los últimos años, no pudo mantener el plantel y tuvo que desarmarse ¿Cómo te sentís con esta decisión?

Juniors logro continuar el proceso de futbol femenino, manteniendo solamente la base del plantel nacional. En el caso de las extranjeras, debieron cortar el contrato porque no se sabe si el año que viene se va a disputar la liga.

Es entendible que los clubes están pagando contratos con la incertidumbre del inicio de las competencias.

¿Es verdad que te mandaron un araña para que vuelvas más rápido a Buenos Aires?

Cómo habíamos quedados eliminadas después de enfrentarse al Huila, nos dieron una semana de vacaciones que la aproveche para conocer San Andrés. La noche previa a volverme a Barranquilla, una araña me pico pero en un principio no sabía qué me había pasado.

Cinco días después, tenía el vuelo para volver a Argentina y fue ahí en donde se me hincho y empezó a doler. Llegue a Cordoba y me dijeron que era solo una ampolla pero yo no podía pisar.

Cuando llegue a Capital Federal porque me tenían que presentar en San Lorenzo de Almagro, la doctora del club fue la que descubrió lo que había pasado y pudieron tratarlo. Hace tres semanas que estoy bien, entrenando con el equipo y esperando mi oportunidad para jugar.

¿Cómo fue tu llegada a San Lorenzo de Almagro? y ¿Notas alguna diferencia en comparación con tu paso por River en 2017?

La verdad es que son dos clubes muy distintos: San Lorenzo siempre fue un equipo que mantuvo su base por muchos años y que ahora, con el tema de la pensión para el fútbol femenino, puede empezar a traer jugadoras del interior del país y también fueron los pioneros a la hora de firmar los primeros contratos profesionales. Todos estos factores fueron importantes para mi a la hora de tomar la decisión de sumarme al equipo.

El día a día para mi es volver a ponerme en ritmo de lo que es el fútbol argentino porque es muy diferente a lo que se juega en Ecuador o en Colombia.

¿Cual es el mejor fútbol femenino?

El colombiano. En el aspecto mental del juego, en Colombia se juega más rápido, a un toque y haciendo más dinámico un fútbol que por momentos se puede ver en Argentina. Pero alla, todos los equipos, todos los partidos, lo tienen. Todos los partidos eran buenos y ese nivel de juego te hace sentir que cualquier enfrentamiento es una final.  

¿Recibiste otra oferta de contrato que no haya sido la de San Lorenzo?

Fue todo muy rápido en el sentido de que ni bien me informaron que me quedaba sin contrato en Barranquillas, pude hablar con mi representante que me respondió que el único mercado de pases abierto era el de Argentina y desde hace años que San Lorenzo me mostraba su interés. 

También sentí que era el momento de volver. Todo se me presentó cómo para estar disputando el primer torneo profesional que, después de tantos años de lucha, no me lo podía perder. 

Se les viene Racing, River y Rosario Central en las últimas tres fechas del año ¿Cómo se vienen preparando para estos partidos complicados?

Nosotras nos venimos preparando bien pero, cómo ustedes saben, San Lorenzo se caracteriza por tener la disciplina de Futsal y eso hace que se complique poder organizar una semana de trabajo por los partidos y entrenamientos de este deporte.  Hay veces en donde la semana se hace muy corta y en donde el mismo cuerpo técnico no sabe cómo manejar todo esto porque te están cambiando constantemente los días en qué juegas.

Nosotras también tenemos una vida externa al deporte en la cual hay que organizar cosas. Por eso necesitamos que se pueda definir el día de las fechas para mejorar la organización de los torneos.

Volviendo al tema de los partidos, nosotras ya tenemos la cabeza fría y pensando en los próximos tres partidos que son fundamentales. Ya tuvimos un tropiezo contra Boca y sabemos que estos son los partidos en qué demostrar el nivel que tenes y la altura en la que te encontras. Son encuentros en donde tenes que mantener la concentración desde el minuto uno porque cualquier error te puede costar un gol.

Dejando de lado los equipos que le dan jerarquía al torneo (Boca, River, San Lorenzo, UAI Urquiza), ¿Hay algún equipo contra el que te enfrentaste qué te sorprendió?

Me sorprendió mucho el nivel de Platense. Si bien ellas no tuvieron el mejor arranque de torneo, creo que tiene grandes jugadoras que nos hicieron un buen partido que terminó 2 a 2.  

Independiente también ha logrado conseguir partidos y puntos importantes enfrentado grandes rivales.

Racing está lleno de nombres de jerarquía en su plantel que, cuando termine de acoplarse a un equipo nuevo, van a estar peleando arriba en la tabla.